El padre jesuita Robert Hussey, un profesor veterano de economía que además es bilingüe, es el nuevo provincial de los jesuitas de la provincia de Maryland.


P. Robert Hussey, SJ: Padre, pastor, predicador, profesor

Por Tracey Primrose
Traducido por Elisabet Díaz

Para leer el artículo en inglés, haga clic aquí.

El padre jesuita Robert Hussey es el nuevo provincial de los jesuitas de la provincia de Maryland, un profesor veterano de economía que además es bilingüe y por lo tanto es capaz de exponer los conceptos más sofisticados de economía tanto en inglés como en español. A más a más, aparentemente, es bueno montando en burro...

P. Hussey viene de servir durante seis años en la diversa parroquia de St. Raphael en Raleigh, en el estado de Carolina del Norte. Una de las fechas más señaladas en el calendario litúrgico de la parroquia es la misa de Domingo de Ramos que se lleva a cabo en español.  Durante la liturgia se escenifica la entrada de Jesús de Nazaret a Jerusalén. El padre Hussey se sentía afortunado de representar a Jesús pese a que cuando estaba encima del burro e intentando que éste colaborara, se reía para sus adentros pensando “esto no estaba en el panfleto sobre la vocación religiosa”.

Pero lo cierto es que en 25 años de servicio como jesuita han habido innumerables momentos de alegría, ganas de vivir y momentos que nutren el alma que jamás podrán ser plasmados por escrito en un panfleto de vocación jesuita.

El padre Hussey creció en Baton Rouge en el estado de Luisiana, siendo el mayor de cuatro hermanos. Su padre era profesor de física en la Universidad Estatal de Luisiana y su madre una maestra que acabó siendo la directora de la institución segundaria donde enseñaba. Sus padres se conocieron el grupo de estudiantes católicos de la universidad. La primera vez que salieron fue un viaje de servicio a una leprosería local. Un comienzo prometedor.

P. Hussey afirma que la fe fue una parte importante de la vida familiar. Asimismo también era importante en la comunidad donde creció. En la década de los setentas, Batón Rouge era predominantemente católica, las madres del barrio se turnaban para dar clases de catequismo a los niños y éstos se dirigían alegres con sus bicicletas a estas citas semanales. 

La idea de su vocación religiosa entró por primera vez su mente de P. Hussey durante sus estudios en la Catholic High School de Baton Rouge. Pero su verdadera vocación apareció con fuerza años más tarde. Antes de eso, se licenció de economía en la Universidad Estatal de Luisiana y cursó estudios de doctorado en la Universidad de Duke en el estado de Carolina del Norte.

Durante su tiempo en Duke el P. Hussey "descubrí que tipo de católico quería ser como adulto. Abordar una fe y una práctica tan vinculada a mi familia ahora que estaba yo solo.” P. Hussey era muy activo en su parroquia local y estaba entusiasmado con el papel que podría jugar como laico, pero un retiro sólo para hombres cambió los planes. Él estaba seguro que ese retiro iba a confirmar su posición como compañero laico, sin embargo, se identificó muy fuertemente con el seminarista y el sacerdote que dirigían el retiro. Como buen economista, se puso serio y exigente al analizar todas las opciones antes de decidir que Dios le llamaba a servir con los jesuitas. 

Desde el principio se sintió atraído por la espiritualidad de los jesuitas que según él, "una manera de afirmar y vincularse al mundo, una manera de orar que me da la vida”. Tras terminar el doctorado en 1989 ingresó en el noviciado de Wernersville, Pensilvania.

A lo largo de su formación jesuita de 11 años, el P. Hussey siguió vinculado con actividades relacionadas con economía, en una ocasión fue profesor de una asignatura de economía para estudiantes de postgrado en Santiago, Chile. Pese a que no hablaba una palabra de español la experiencia fue un éxito. Tras varios meses estudiando intensivamente el idioma acabo soltándose en español en las clases, lo que fue toda "una lección de humildad". Durante su tiempo libre hacía trabajo pastoral con los pobres.

Después de servir durante un año antes de su ordenación en el 2000 como diácono en la parroquia de St. Ignatius  en la ciudad de Chestnut Hill, en el estado de Massachusetts, el P. Hussey entendió algo importante acerca de sí mismo: él ama predicar. Pese a que él admite que nunca pensó que predicar fuera uno de sus talentos naturales ahora se siente muy feliz de “ayudar a que las escrituras cobren vida para la gente”. Además a veces y cuando procede, incluye en sus sermones conceptos de economía recordando a los feligreses que el "OPV más importante en la historia es Pentecostés ya que Cristo tomó su gran empresa pública”.

Durante cinco años tras la ordenación fue profesor adjunto de economía en la Universidad de Georgetown en Washington D.C. donde disfruté de “trabajo maravilloso”. P. Hussey estuvo ocupado enseñando e investigando en una vibrante comunidad académica. Sin embargo, consciente de su vocación pastoral iba una vez a la semana a dar una misa en español en una cárcel de la ciudad. Recuerda que “los muchachos allí estaban hambrientos” y que “una de las principales características de su experiencia como jesuita es que puede ser estar caminando en diferentes realidades pero que todas pertenecen al mismo hogar”. Pese a recuerda que su labor como profesor de economía muy gratificante, P. Hussey extrañaba estar a tiempo completo en trabajos pastorales y en 2008 fue asignado como el pastor de St. Raphael. Una gran parroquia que sirve a 3.900 familias tiene una escuela K-8 y un programa floreciente dirigido a la comunidad hispánica.     

Así pues, el sacerdote-economista empezó a dirigir una pequeña empresa de más de ochenta personas. Tomaba toda clase de decisiones desde construir un nuevo espacio para actividades hasta remodelar la rectoría que tenía más de 200 años de antigüedad. Pero lo más importante, daba el sermón a sus feligreses y lo hacía tanto en español como en inglés. “Para muchos hispanos, la parroquia es un punto de apoyo en una tormenta. Es el lugar que les pertenece cuando sienten que nada les pertenece. Tener un lugar que sea como un hogar para celebrar en su propio idioma es clave.” Amaba cada parte de esa empresa pero especialmente predicar en español.

Ahora él está listo para emprender un nuevo desafío. Uno que mezcla su amor a la actividad pastoral con sus capacidades de líder. P. Hussey va a ser el provincial de los jesuitas de la provincia de Maryland. Va a estar a cargo no sólo de los jesuitas de la región pero también de la misión de la Compañía de Jesús.

Hasta la fecha, cuatros “p” has definido al padre Hussey y su vida como jesuita: padre, pastor, predicador y profesor. Con esta nueva designación habrá que añadir la “p” de provincial a lista. 

Listo para tomar otro desafío declara “yo amo a Dios, amo lo que desempeña y sobretodo amo ser parte de compartir estas buenas noticias”.

¿Quieres saber más acerca de las vocaciones a la Compañía de Jesús? Visite www.jesuitvocations.org para más información. 


Publications
Since St. Ignatius bought a printing press in 1556, the Jesuits have been involved in communications. Today the Society of Jesus publishes a number of award-winning journals and publications. Click below to access our latest issues.

America - 9/15/14

America - 9/1/14

America - 8/18/14




Montserrat Jesuit Retreat House
Located on the shores of Lake Lewisville in Lake Dallas, Texas, Montserrat Jesuit Retreat House is situated on an inviting 37-acre campus less than an hour north of Dallas.